#1 ¿Qué es una dieta keto o cetogénica?

Una dieta keto es una dieta médica, alta en grasas, baja en carbohidratos y moderada en proteínas. Se usa como parte del tratamiento de distintas patologías como el autismo, determinados cánceres como el glioblastoma, para tratar la resistencia a la insulina, el síndrome de ovario poliquístico y la diabetes entre otras muchas.

Desde hace unos años, está cada vez más de moda entre deportistas y como tratamiento para la pérdida de peso.

Es muy importante que una dieta keto esté prescrita y controlada por un médico y elaborada por un nutricionista especialista en este tipo de dietas porque no están exentas de riesgos; estas dietas son una terapia médica. Siendo una dieta muy restrictiva y centrada sobretodo en grasas, es muy pertinente averiguar cómo reacciona tu cuerpo ante ambas fuentes de energía: las grasas y los hidratos de carbono.

Existen 6 tipos de dietas keto o terapias cetogénicas que se diferencian entre sí por la proporción de macronutrientes: GrasasProteínasCarbohidratos y las ratios cetogénicas (gramos de grasa en relación a la suma de los pesos en gramos de las proteínas y los carbohidratos).

1. Clásica – Relación 4:1

Por cada 4 gramos de grasa hay 1 gramo combinado de proteína y carbohidrato. Es la dieta más estricta y que requiere de un mayor control médico.

2. Modificada – Relación de 3:1 a 1:1

Esta dieta es menos restrictiva lo que permite mantenerla más a largo plazo. Es muy útil cuando se hace la transición a una dieta keto porque permite una mayor diversidad a la hora de elaborar platos más palatables.

3. MCT – Relación 1,9:1

La característica fundamental de esta dieta es que usa TCM (triglicéridos de cadena media) como fuente principal de energía. Esta grasa se metaboliza rápidamente por el hígado, produciendo cuerpos cetónicos con mayor eficiencia que cuando se usan ácidos grasos de cadena larga.

Una de las ventajas es que permite un mayor aporte de carbohidratos y proteínas.

4. Atkins Modificada – Relación 0,8:1

Esta dieta es una variante poco restrictiva. Limita los carbohidratos a 20 gramos diarios, no limita la ingesta de proteína y aporta una cantidad significativa de grasa que debe consumirse junto al carbohidrato. Permite el consumo de alimentos procesados.

Esta dieta se ideó como terapia para pérdida de peso.

5. Bajo índice glicémico – Relación 2:3

Esta dieta no es una dieta keto propiamente; es una variante que restringe los carbohidratos a menos de 100 gramos diarios que deberán ser hidratos de carbono complejos o de bajo índice glicémico (<50).

Se suele usar al inicio de una dieta keto para facilitar la adaptación, cuando no hay un especialista para diseñar la dieta o en personas en las que está contraindicada una dieta keto.

6. Dieta keto rica en proteínas

Esta dieta es similar a la dieta keto clásica con la diferencia que permite un consumo mayor de proteínas, llegando a una relación de 60% de grasa, 35% de proteína y 5% de carbohidratos.

Esta dieta es muy usada en deportes de resistencia como el maratón, los trails, el ironman y los culturistas.

VOLVER ARRIBA

#2 ¿Qué es y cómo funciona la cetosis?

¿Qué es y cómo funciona la cetosis?

La cetosis es un estado fisiológico en el que el cuerpo usa grasa en vez de glucosa para producir energía. Ocurre de manera natural cuando hacemos un ayuno de más de 16 horas en el que se agotan las reservas de glucógeno muscular y hepático y el cuerpo recurre a las reservas de grasa como fuente de energía.

Si queremos inducir un estado de cetosis a través de la dieta, la ingesta de carbohidratos ha de restringirse por debajo de nuestro peso en gramos de hidratos al día. Para un máximo grado de adaptación, es mejor si la ingesta está por debajo de la mitad de nuestro peso en carbohidratos por día; es decir, para una persona de 80 Kg de peso, lo ideal sería un máximo de 40 gramos de carbohidratos al día.

De todos modos, como norma general, suele establecerse un máximo de 50 gramos de carbohidratos por día. De esta forma, el cuerpo se ve obligado a activar la vía cetogénica para obtener cuerpos cetónicos como fuente de energía para nutrir las células del organismo.

Al ser una dieta tan radical, recomendamos encarecidamente hacer un estudio nutrigenético básico como el NUTRITION ESSENTIALS y asegurar que no tenemos problemas priorizando las grasas por encima de los hidratos de carbono, la fuente habitual de energía.

NUTRITION ESSENTIALS

Proceso de Keto – adaptación

El término ketoadaptación se acuñó en los años 80 por el Dr. Steve Phinney y hace referencia al proceso por el que el metabolismo humano hace uso de las grasas casi de forma exclusiva. Es un término muy utilizado en las dietas keto aplicadas al deporte. El proceso de keto adaptación no es inmediato, requiere de unas dos semanas que es el tiempo que necesita nuestro organismo para aprender a usar de manera eficiente y máxima las grasas (metabolismo lipolítico) en vez del azúcar o glucosa (metabolismo glucolítico). Aunque a las 24 – 48 horas de haber iniciado la reducción de los carbohidratos, comenzamos a quemar grasa de manera contínua, el tiempo medio que requiere nuestro organismo para adaptarse de manera eficiente y que el cerebro pueda consumir la mayor parte de los cuerpos cetónicos producidos por el hígado, suele ser de dos semanas.

Al iniciar la reducción de la ingesta de carbohidratos, nuestro hígado comienza a liberar ácidos grasos a partir de las grasas almacenadas (triglicéridos) en nuestro organismo que serán utilizados por nuestros músculos como fuente de energía y cuerpos cetónicos, cuya prioridad es dar gasolina a nuestro cerebro. Pero, durante los primeros días desde la reducción de los hidratos de carbono en nuestra dieta, los cuerpos cetónicos además de por el cerebro son utilizados por el músculo para cubrir parte de sus necesidades energéticas. Conforme las mitocondrias del músculo se van adaptando, utilizan más ácidos grasos y alrededor de los quince días en los que los cuerpos cetónicos van exclusivamente al cerebro lograremos a una keto adaptación completa.

¿Cómo puedo saber si ya estoy en cetosis?

A los pocos días de empezar la dieta, la mayoría de las personas empiezan a excretar gran cantidad de cuerpos cetónicos por la orina, por lo que la manera más fácil de saber si estamos en cetosis cuando iniciamos una dieta keto, es a través de las tiras reactivas de orina.

A medida que nuestro cuerpo se va ketoadaptando, eliminamos menos cetonas por la orina y puede ocurrir que estemos en cetosis sin que las tiras lo detecten. Además, no miden el BHB (betahidroxibutriato) que es el combustible utilizado por el cerebro durante la cetosis.

Será más fiable utilizar entonces un test de cuerpos cetónicos en sangre que sí mide los niveles de BHB en sangre y sabremos que estamos en cetosis si los niveles están entre 0,5 y 3,0 mmol/L.

VOLVER ARRIBA

#3 Un poco de historia

En el año 500 a.c. Hipócrates ya hablaba del poder del ayuno terapéutico frente a determinadas enfermedades. Una de sus máximas era: “Todos tenemos un médico dentro; solamente necesitamos ayudarlo a hacer su trabajo. La fuerza de la sanación natural dentro de cada uno de nosotros es la fuerza más poderosa para recuperarse. Comer cuando se está enfermo implica alimentar la enfermedad”.

En el siglo XV, Teofrasto Paracelso – uno de los padres de la medicina occidental – señaló la capacidad del ayuno para estimular los mecanismos de sanación del cuerpo cuando escribió: “El ayuno es el mejor remedio: el médico interior”.

En 1811, Isaac Jennings crea el movimiento higienista. Uno de los pilares de la medicina higienista es el ayuno terapéutico junto con la exposición a los rayos del sol, respirar aire puro, la práctica de ejercicio físico, el descanso y la gestión emocional.

A principios del S.XX, en 1911, en Francia, se publican los primeros estudios acerca de la eficacia del ayuno intermitente en el tratamiento de la epilepsia; en 1916, en EEUU, el médico osteópata Conklin elabora un informe detallado acerca de los beneficios del ayuno en el tratamiento de la epilepsia y entre los años 20 y los 30 se populariza la práctica del ayuno como terapia para la epilepsia.

El término dieta cetogénica fue acuñado en 1921 por el Dr. Rossell Wilder que fue el primero en proponer la cetosis a través de una dieta en vez del ayuno.

En 1960 aparece la dieta Atkins que se popularizó a partir del 2000 como dieta terapéutica para la bajada de peso. Esta dieta minimiza el consumo de hidratos de carbono a 20 gramos diarios, aumenta la proporción de proteínas y eventualmente, también de grasas por encima de las necesidades diarias permitiendo el consumo de alimentos procesados.

En 1971, el Dr. Peter Huttenlocher, desarrolló la dieta cetogénica basada en triglicéridos de cadena media (TCM) favoreciendo una dieta de mayor adherencia y cumplimiento y menos restrictiva.

En los últimos 20 años, se han ido popularizando las dietas bajas en carbohidratos y las dietas keto en el mundo del deporte con la finalidad de acostumbrar al organismo a utilizar las grasas como fuente de energía para así mejorar el rendimiento deportivo.

VOLVER ARRIBA

#4 Los pilares de una dieta keto

1. El consumo elevado de grasas de calidad

- Yema de huevo, mantequilla, ghee (mantequilla clarificada que no contiene lactosa)
- Grasa animal como manteca de cerdo o grasa de pato
- Quesos suizos como el gruyere, emmental y raclette, los quesos madurados como el manchego, el Mahón o el idiazábal, los quesos blandos como el brie o el camembert y los quesos azules como el cabrales
- Yogures enteros tipo griego mejor de cabra o de oveja
- Bebidas vegetales de almendra, avellana o nuez sin edulcorar
- Mantequilla de almendras, de avellanas, de nueces o de cacahuete sin edulcorantes
- Aceite TCM – muy usado como suplemento para mantener el estado de cetosis y dar un chute de energía cuando se precisa
- Manteca de cacao
- Aceite de coco virgen – el aceite de coco virgen es ideal para cocinar porque soporta altas temperaturas sin oxidarse
- Grasas omegas 3 – pescado azul pequeño para evitar al máximo el mercurio (sardinas, boquerones, anchoas, salmón salvaje de Alaska, jurel, arenque, caballa)
- Aguacate
- Frutos secos: nueces pecanas, nueces de macadamia, nueces de brasíl, almendras y avellanas son la mejor opción por el bajo contenido en carbohidratos
- Los cacahuetes también son una buena opción, aunque no son un fruto seco, son una legumbre
- Semillas: de lino, de chia, de calabaza y de cáñamo. Las semillas de sésamos contienen una gran cantidad de carbohidratos (12gr/100gr) por lo que las reservaremos para decorar panes o cremas de verduras
- Aceitunas, olivada y aceite de oliva virgen

2. El consumo moderado de proteínas de calidad

- Carnes grasas de animales alimentados con pasto
- Vísceras
- Pescados en general favoreciendo los pescados grasos como el salmón, arenque, caballa, sardinas, boquerones, jurel…
- Marisco – gambas, langostinos, mejillones, almejas, ostras, langosta, cangrejo
- Huevos de todo tipo – gallina, codorniz, avestruz…
- Tofu firme y Tempeh para personas vegetarianas o veganas

3. El consumo limitado de frutas de bajo índice glicémico

- Limón y lima
- Fresas, frambuesas, arándanos, moras, grosellas
- Coco en forma de pulpa o en leche o rallado, pero no el agua de coco porque tiene alto contenido en carbohidratos
- En la dieta keto menos restrictiva o la dieta MCT se puede tomar en pequeñas cantidades la manzana verde, de plátano verde y de kiwi

4. El consumo de verduras de bajo índice glicémico, verduras de superficie especialmente las hojas verdes.

- Crucíferas como la coliflor, el repollo o la col, el brócoli, las coles de Bruselas, col kale o col rizada,col lombarda
- Calabacín, berenjena, pepino, apio, hinojo, espinacas y acelgas, canónigos, espárragos verdes y blancos, endibias, todo tipo de lechugas, tomates cherry, pimiento verde, champiñones, cebolletas y ajos tiernos, rábanos, judías verdes, alcachofas

5. Bebidas

- Agua con o sin gas, café, té negro y té verde, infusiones, caldo de huesos (remineralizante), bebidas probióticas y kombucha.

6. Salsas

- Mahonesa con aceite de oliva virgen, Aliloi, salsa bernesa, salsa holandesa, crema agria, nata líquida, pesto, vinagreta de roquefort, vinagre de manzana sin pasteurizar, mostaza sin azúcar, guacamole

7. Edulcorantes permitidos

Eritritol – es un polialcohol que se encuentra de manera natural en ciertas frutas, vegetales y ciertos alimentos fermentados. Tiene un índice glicémico de 0 y muy pocas calorías. No activa el páncreas. Sería el más recomendado en una dieta keto.

Sirope de Yacón – es un tubérculo originario de Perú parecido al boniato y con sabor a manzana. Es un edulcorante de muy bajo índice glicémico con la mitad de calorías que el azúcar y una alta cantidad de inulina (prebiótico). Ideal para endulzar postres en pequeñas cantidades. No afecta los niveles de azúcar en sangre.

Estevia – es una planta originaria de Paraguay a la que se le atribuyen diversas propiedades: reducción de los niveles de glucosa en sangre, reducción del riesgo de caries, reducción de la tensión arterial, propiedades antidiabéticas y reducción del apetito. Estos estudios están hechos con el uso de la planta y no con los extractos de glucósidos de estevia que suelen encontrarse en los supermercados y que habitualmente van asociados a otros edulcorantes como el aspartamo o la sacarina cuyo uso es controvertido
Xilitol – conocido también como azúcar de abedul. Se encuentra en chicles, caramelos. Solamente tiene 3 calorías por gramo. Es el polialcohol más utilizado en la dieta keto. A dosis altas puede generar molestias digestivas en personas sensibles

8. Alimentos Prohibidos

- Azúcar blanco, azúcar moreno, azúcar de caña, fructosa, sirope de arce, sirope de agave, miel, jarabe de glucosa, jarabe de fructosa, jarabe de maíz…
- Refrescos, zumos de frutas, bebidas azucaradas, bebidas isotónicas o energéticas comerciales
- Bollería, Pastelería, Repostería
- Comidas preparadas y alimentos procesados porque suelen llevar azúcares añadidos
- Legumbres por su alto contenido en almidón – garbanzos, lentejas, azukis, frijoles, habas, alubias de todo tipo
- Cereales porque son ricos en carbohidratos – trigo, arroz, espelta, kamut, maíz, avena, mijo, centeno, trigo sarraceno, y los panes y pastas derivados de ellos
- Vegetales de raíz como las patatas, los boniatos, la remolacha, la cebolla seca, el ajo seco por su elevado contenido en carbohidratos
- Frutas – en general todas excepto las listadas anteriormente

VOLVER ARRIBA

#5 ¿Es saludable hacer una dieta keto?

Una dieta keto temporal, es saludable y efectiva para tratar determinadas enfermedades, para lograr una reducción de peso y para mejorar el rendimiento y la recuperar la función muscular en deportes de resistencia. Se recomienda que la dieta esté bien planificada por un nutricionista especializado y sobretodo asegurar que tu genética sea adecuada por su alta dependencia de las grasas en sustitución de los hidratos de carbono como principal fuente de energía. Por esto recomendamos hacer el estudio NUTRITION ESSENTIALS o incluso el NUTRITION & VITAMINS al tratarse de una dieta tan radical.

Cuando hablamos de dieta keto aplicada a enfermedades, la dieta se incluye como parte del abordaje médico de dicha patología como es el caso de: una epilepsia refractaria al tratamiento, la resistencia a la insulina, la diabetes, la obesidad refractaria a otro tipo de dietas y determinados cánceres como los tumores cerebrales.

Veamos a qué se debe la mejora de estas patologías con el uso de una dieta keto.

VOLVER ARRIBA

#6 Beneficios de la cetosis nutricional

1. Mejora la sensibilidad a la insulina

Cuando estamos en un estado de cetosis nutricional, los niveles de glucosa en sangre son bajos porque disminuye la ingesta de carbohidratos que son los principales responsables de los picos de glicemia. Al tener menores niveles de glucosa en sangre, nuestro páncreas produce menos insulina, mejorando así la sensibilidad de los receptores de insulina que es una de las alteraciones que acompañan a la diabetes tipo 2, el síndrome de ovario poliquístico o la obesidad.

2. Disminuye la inflamación

Al utilizar cetonas en vez de glucosa como combustible, se generan menos especies reactivas de oxígeno y disminuyen las citoquinas proinflamatorias porque las cetonas inhiben las histonas desacetilasas. El resultado es un menor riesgo de inflamación crónica que es el caldo de cultivo para el desarrollo de múltiples patologías crónicas.

3. Disminuye el riesgo de determinados cánceres

Las células cancerosas carecen de flexibilidad metabólica para poder utilizar las cetonas como fuente de energía; necesitan glucosa. Esto quiere decir que cuando entramos en cetosis nutricional, las células tumorales se quedan sin combustible.

De hecho, cuando se quiere saber si una persona tiene metástasis, se realiza una tomografía por emisión de positrones o diagnóstico por imágenes PET que nos informa de la actividad metabólica de las células. Para ello, es inyecta contraste con glucosa y se mira si hay alguna zona donde existe captación del contraste porque si existen células metastásicas, captarán la glucosa con el contraste y se reflejará en la imagen radiodiagnóstica.

4. Aumenta la longevidad

Cuando estamos en cetosis, se favorece la autofagia que consiste en el proceso de eliminación y/o reciclaje de los componentes celulares dañados y la mitofagia o digestión y eliminación completa de la mitocondria, lo que contribuye a prevenir muchas de las enfermedades degenerativas crónicas como el Parkinson o el Alzheimer.

5. Se favorece la pérdida de peso

Una vez nos hemos keto adaptado, el organismo se acostumbra a utilizar los depósitos de grasa como fuente de energía lo que favorece la pérdida de peso. A su vez, el estado de cetosis nutricional favorece la saciedad y la pérdida del hambre, lo que facilita el mantenimiento del peso perdido.

6. Mejora la claridad mental

Una vez nuestro cerebro se acostumbra a utilizar las cetonas como combustible, desaparecen los picos generados por los cambios de glucosa en sangre y se experimenta una sensación de claridad y lucidez mental que están bien documentados ya desde hace siglos como uno de los beneficios que aportaba el ayuno terapéutico.

Dieta keto y Deporte

La dieta keto ha demostrado ser eficaz en los deportes de resistencia (maratón, triatlón, ciclismo…) porque se depende menos de las reservas de glucógeno y el metabolismo se torna más eficaz. La adaptación a la cetosis modifica la ratio grasa/glucógeno utilizado durante la actividad deportiva y mejora la eficiencia en la reposición del glucógeno muscular.

Los deportistas de largas distancias sufren de menor fatiga central o estado de confusión mental y depresión producido por el aumento de la serotonina que deprime la actividad neuronal induciendo fatiga. Se sabe que la keto adaptación produce un aumento de le leucina en sangre que compite con el triptófano, el precursor de la serotonina, lo que previene el estado de depresión y fatiga tan desagradable en estos deportistas.

En deportes de alta intensidad como los HITs o el crossfit, que dependen del aporte de glucógeno para los picos de alta intensidad, la dieta keto no mejora el rendimiento, aunque tampoco lo perjudica.

A nivel de ganancia muscular, la dieta keto es menos eficaz que una dieta rica en carbohidratos, porque la dieta keto reduce los depósitos de glucógeno y además reduce los niveles de insulina que es una hormona anabólica.

También está descrita una mayor velocidad de recuperación tras el ejercicio, ya que la keto adaptación contribuye a proteger a los ácidos grasos de la acción de los radicales libres que se generan durante el ejercicio físico intenso, facilitando la recuperación muscular y previniendo la aparición de lesiones. Ello se debe al aumento de la producción de antioxidantes por parte de nuestras células y a la reducción de la producción de radicales libres en las mitocondrias.

VOLVER ARRIBA

#7 Principales errores de una dieta keto

1. Iniciar la dieta por cuenta propia sin supervisión médica

La dieta keto está en auge como método para pérdida de peso y entre los deportistas y es fácil encontrar información y dietas sin rigor científico que llevadas a cabo sin supervisión médica pueden derivar en complicaciones más o menos graves.

2. Confundir una dieta keto con una dieta hiperproteica

Una dieta hiperproteica es una dieta con un incremento de la ingesta de proteína (1,2 – 1,5 gr de proteína/kg de peso corporal) que habitualmente se acompaña de una restricción de la cantidad de grasas, pero no siempre limita la cantidad de carbohidratos. Con esta dieta, no se entra en cetosis. Tanto si no limitamos la cantidad de carbohidratos como si no limitamos la cantidad de proteína, el cuerpo convertirá el exceso de ambos, en glucosa, lo que dificultará entrar en un estado de cetosis nutricional.

Por otro lado, están las dietas proteinadas tipo Atkins o Pronokal, que sí limitan la cantidad de carbohidratos y de grasa. Promueven, sobre todo al inicio de la dieta, el uso de sustitutivos de comida con snacks, sobres y comidas preparadas, todos ellos alimentos procesados para los que no estamos preparados genéticamente que además suelen estar llenos de componentes altamente refinados, edulcorantes y en algunos casos saborizantes.

Nuestro cuerpo está preparado para recibir comida real y una dieta keto debe estar basada en proteínas y grasas de calidad, y verduras que crecen en la superficie mejor que las que crecen bajo tierra y en especial las verduras de hojas verdes.

3. No beber suficiente líquido (agua, infusiones…)

Gran parte de los síntomas que tienen lugar al inicio de una dieta keto tienen que ver con la falta de electrolitos que se pierden con el agua al vaciarse las reservas de glucógeno: dolor de cabeza, mareo, náuseas, irritabilidad o dificultad para concentrarse; es la llamada “gripe keto”. Estos síntomas desaparecen aproximadamente a la semana en la medida que el cuerpo se va adaptando al nuevo combustible, la grasa.

Es importante asegurar la ingesta adecuada de agua o infusiones y de minerales como el sodio, el potasio y el magnesio para evitar complicaciones. Si abusamos del café, podemos favorecer una deshidratación subclínica.

Para evitarlo, podemos aumentar ligeramente la ingesta de sal en la dieta, aumentar la ingesta de verduras y caldos de verduras que son ricos en potasio y magnesio e incluso tomar alguna onza de chocolate negro que es rico en magnesio.

En algunos casos, será necesario recomendar la ingesta de algún suplemento de electrolitos, sobre todo en aquellas personas que realizan actividad física o si las condiciones ambientales son extremas.

4. No ingerir suficiente verdura

La dieta keto debido a su alto contenido en grasas, es muy saciante y eso puede hacer que nos olvidemos de ingerir la cantidad suficiente y necesaria de verduras. Las verduras además de aportar una gran densidad nutricional, favorecen una buena salud intestinal y evitan el estreñimiento que puede aparecer cuando se inicia una dieta keto.

Uno de los inconvenientes a largo plazo de la dieta keto, debido a que es alta en grasas saturadas y baja en carbohidratos (fibra y almidón), es que puede modificar la composición de la microbiota con pérdida de la diversidad microbiana, especialmente, de la microbiota de homeostasis (bacteroides y bifidobacterias) y la microbiota muconutritiva (Akkermansia, Roseburia y Faecalibacterium). No pueden crecer porque les falta el alimento, la fibra prebiótica ya que la dieta keto es carente de almidón resistente, fructooligosacáridos, inulina…

Puede ser interesante, si se prevé una dieta a largo plazo, suplementar con polifenoles o flavonoides para paliar dicho efecto.

5. Abusar de los alimentos procesados

Se puede confundir el aumento de la ingesta de grasas con la permisividad para consumir alimentos procesado ricos en grasas saturadas o trans de manera descontrolada.

Complicaciones agudas durante el inicio de una dieta keto

Cuando se inicia una dieta keto, pueden aparecer algunas complicaciones agudas que en la mayoría de los casos suelen ser leves y autolimitadas, aunque algunos pacientes pueden requerir de modificaciones en la dieta o de tratamiento farmacológico para controlarlas.

1. Complicaciones digestivas. Cuando se inicia una dieta keto suele ser frecuente que aparezcan algunas complicaciones digestivas como: dolor abdominal, vómitos, diarrea o estreñimiento. En la mayor parte de los casos son fáciles de solventar, pero deben atenderse porque si no pueden derivar en un inadecuado cumplimiento o abandono de la dieta por parte del paciente.

a. Vómitos – son debidos al aumento del contenido graso de la dieta que enlentece el vaciado del estómago. Para evitarlos, se debe instaurar el aumento de grasas de manera progresiva y si es necesario, reducir el ratio cetogénico a un ratio tolerable por el paciente durante unos días.

b. Diarrea – suele aparecer si hay un exceso de grasa en la dieta que sobrepasa la capacidad de absorción del intestino. Suele ser transitoria hasta que se produce la adaptación digestiva, aunque en ocasiones, se precisa disminuir o enlentecer la introducción de un mayor aporte de grasas. En ocasiones será necesario aportar algún suplemento enzimático.

c. Estreñimiento – aparece cuando la dieta no está bien diseñada, pero se soluciona incrementando el aporte de fibra y balanceando la ingesta de líquidos y oligoelementos. En algunos casos será necesario el uso de laxantes o microenemas de glicerina para facilitar la evacuación.

2. Hipoglucemia – Las glicemias deben mantenerse por encima de 60mg/dl. Deben tratarse todas las hipoglucemias con cifras inferiores a 50 mg/dl y todas aquellas que sean sintomáticas (mareos, sudoración, debilidad, temblores, náuseas, hipotermia, irritabilidad…). Si el nivel de conciencia de la persona es bueno, se soluciona aportando líquidos azucarados vía oral.

3. Hipercetonemia – es una cetosis en sangre superior a 5 μmol/L o una cetonuria superior a 5 cruces. Solamente deberemos tratarla si existen síntomas relacionados con ella como vómitos, letargia, irritabilidad, somnolencia, taquicardia, polipnea, palidez o rubor facial. Debemos determinar la glucemia para poder decidir cómo tratarla:

a. Sin Hipoglicemia – se administran líquidos vía oral siempre que sea posible.

b. Con Hipoglucemia – se trata de la misma manera que una hipoglucemia.

4. Acidosis metabólica – suele ser secundaria a deshidratación, infecciones concomitantes o hipercetonemia. Puede ser asintomática o cursar con náuseas, vómitos, polipnea (aumento de la frecuencia y profundidad respiratoria) y confusión mental. Suele ser fácil de resolver con líquidos sin glucosa salvo en los casos que cursa con hipoglicemia. Si la acidosis es importante y persistente, entonces se administra bicarbonato.

Complicaciones a medio/largo plazo

Pueden presentarse a partir del tercer mes debido a la distribución de macronutrientes (grasas, hidratos de carbono y proteínas) y a un posible desequilibrio de agua y electrolitos.

1. Hiperlipidemia – suele ser transitoria y no implica necesariamente un aumento del riesgo cardiovascular. Se puede minimizar el riesgo si se reduce el porcentaje de grasa saturada y se sustituye por aceites ricos en grasa mono o poliinsaturadas. En algunos casos, puede ser útil suplementar con omega 3 si los triglicéridos están elevados.

*Puede ser interesante descartar factores genéticos como un déficit de lipoproteinlipasa o de apo CII en casos de hipertrigliceridemia severa.

2. Nefrolitiasis – Es una complicación frecuente sobretodo en niños. Pueden aparecer cálculos de ácido úrico u oxalato cálcico entre otros. Podemos prevenirlos con una correcta hidratación y suplementos de citrato que disminuyen la aciduria. Antes de iniciar una dieta keto es importante preguntar al paciente si tiene antecedentes personales o familiares de litiasis para poder valorar si es necesario iniciar algún tratamiento preventivo.

3. Retraso de crecimiento en niños – este es un tema controvertido; parece que la dieta a largo plazo sí podría generar una disminución de la velocidad de crecimiento especialmente en niños pequeños. En cuanto al peso parece que disminuye en la fase inicial, pero se recupera después. Lo que se debe hacer es monitorear peso y talla en cada visita.

4. Disminución de la masa ósea - la mayor parte de la población general es deficitaria en vitamina D por lo que debemos valorar los niveles al inicio de la dieta y dar un suplemento de vitamina D si es necesario. Además, debemos monitorear los valores, recomendar la práctica de ejercicio físico regular (sobre todo de impacto o de fuerza) y la toma de 20 minutos de sol diarios a primera hora de la mañana en las mejillas o en el dorso de las manos.

5. Déficit de electrolitos, micronutrientes y carnitina – se han descrito déficits además de vitamina D, de calcio, vitaminas del grupo B, zinc, selenio, magnesio, fósforo y carnitina. Se deberá de valorar en cada caso la necesidad de suplementación.

Complementariamente, un estudio genético para averiguar nuestras deficiencias o riesgos genéticos de vitaminas y minerales puede ayudarnos a decidir si realmente una dieta keto es la más adecuada.

VITAMINS ESSENTIALS

6. Enfermedad cardíaca – se han descrito algunos casos aislados de alteraciones cardíacas por déficit de selenio.

¿En qué casos se recomienda retirar la dieta?

Existen algunos casos en los que se recomienda la retirada de la dieta:

1. Falta de efectividad después de 3 meses y medio de seguimiento según la patología como es el caso de las crisis epilépticas

2. Falta de adherencia que suele deberse al rechazo por el sabor, la dificultad para seguir las restricciones sobre todo a la hora de mantener una vida social y en especial en determinadas etapas de la vida como son la infancia y la adolescencia.

3. Aparición de complicaciones severas que no se resuelven de manera satisfactoria.

*No es una dieta apta para embarazadas, mujeres lactantes o personas con trastornos del comportamiento alimentario.

VOLVER ARRIBA

#8 Suplementación y Dieta Keto

¿Si llevo una dieta keto necesito suplementarme?

Ya hemos comentado que una dieta keto produce al principio una pérdida rápida de glucógeno muscular que, al estar almacenado con agua, arrastra consigo una cierta cantidad de agua y de electrolitos que deben compensarse con la ingesta adecuado de líquidos y añadiendo un poco más de sal a las comidas.

Puede ser recomendable:

- Tomar un suplemento de minerales hasta lograr la keto adaptación:

· Magnesio – 300mg/día de preferencia en su forma bisglicinato junto con B6 y taurina porque se absorbe y aprovecha mejor por las células.
· Sodio – se necesita entre 3 y 7 gramos diarios. Lo alcanzamos sim tomamos entre 1 y 3 cucharaditas de postre al día de sal (una cucharadita proporciona alrededor de 2,4gr de sodio) o tomar 1 o 2 tazas de caldo de huesos o de consomé al día.
· Potasio – 1,000mg /día. Las verduras de hoja verde y el aguacate son ricas en potasio.

- Tomar agua de mar isotónica sobre todo si se realiza ejercicio físico porque es una manera de reponer electrolitos con facilidad

- Tomar un suplemento de polifenoles para paliar el efecto sobre la microbiota.Un médico valorará la necesidad de algún otro tipo de suplementación individual.

Para saber si tenemos riesgo genético de carencia de Magnesio, podemos utilizar el VITAMINS ESSENTIALS.

VOLVER ARRIBA

#9 Ejemplos de menús keto

En el mundo keto, como en el mundo paleo, lo más práctico es asumir de entrada que los DESAYUNOS son una comida más.

DESAYUNOS

- Tortilla de espinacas y champiñones y ½ aguacate
- Pudding de chia con bebida de almendras, canela, un puñado de arándanos y nueces
- Crep de harina de almendras con verduras y huevo
- Huevos revueltos con jamón ibérico, champiñones y brotes de alfalfa
- Bocadillo de pan keto (de semillas) con aguacate y sardinas

COMIDAS

- Espaguetis de calabacín salteados con cebolleta y dados de pollo con pesto de aguacate
- Risotto de arroz de coliflor con verduras y calamares a la plancha
- Bacalao con sanfaina
- Ensalada de conejo y aguacate con lechuga, aceitunas y huevo duro rallado
- Wok de verduras con dados de tofu firme marinado con salsa de soja y pimentón dulce

CENAS

- Salmón al papillote con juliana de verduras
- Huevos rellenos con atún, lechuga y mahonesa casera
- Curry de pescado con calabacín y leche de coco
- Hamburguesa con pan keto (de semillas) con rodajas de tomate, aguacate y lechuga
- Tacos de tempeh con lechuga romana, hierbas provenzales y tomates cherry

TENTEMPIES

- Crudités de pepino y apio con guacamole
- Crackers de semillas con queso cremoso de untar
- Rollitos de jamón ibérico con queso y aguacate
- Yogur griego con semillas o frutos secos
- Bebida de avellanas con semillas de lino, canela y un puñado de fresas

VOLVER ARRIBA

#10 Conclusiones

Una dieta keto es una terapia médica que debe ser prescrita por un especialista porque requiere de supervisión médica.

El embarazo, la lactancia y los trastornos del comportamiento alimentario son contraindicaciones absolutas.

Si se realiza de manera correcta, se han demostrado beneficios con la introducción de una dieta keto durante un cierto período de tiempo como parte integral del tratamiento para algunas patologías como la obesidad, la resistencia a la insulina, la epilepsia refractaria a tratamiento farmacológico, las enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer o la enfermedad de Parkinson o algunos tipos de cánceres.

También ha demostrado ser eficaz para deportes de resistencia favoreciendo la recuperación muscular y evitando la fatiga central.

Antes de iniciar una dieta keto, se debe realizar un estudio genético para comprobar el metabolismo de la grasa en comparación con los hidratos de carbono, y una analítica de sangre para descartar alguna condición que contraindique la misma como la gota, la profiria, determinadas afecciones hepáticas o la diabetes tipo 1. La diabetes tipo 1, si se lleva a cabo un buen control de las glicemias, se puede llevar a cabo bajo estricto control médico.

Es igual de importante realizar una buena entrada como realizar una buena salida de la dieta keto para permitir al cuerpo adaptarse al cambio del sustrato energético.

Para favorecer el proceso de keto adaptación con el mínimo riesgo de efectos secundarios o complicaciones, la reducción de los carbohidratos al inicio debe ser progresiva hasta llegar al máximo de 50 gramos por día.

La retirada de la dieta keto, también debe ser individualizada y progresiva, disminuyendo poco a poco el ratio de cetosis y logrando la retirada completa en un plazo de 2 o 3 meses si la dieta se ha llevado a cabo durante un tiempo prolongado.

En algunos casos puede ser necesaria mantenerla de por vida con los controles adecuados.

VOLVER ARRIBA

AUTORA

Doctora Marta González - Corró

Médico Psiconeurinmunóloga especializada en nutrición, microbiota y suplementación ortomolecular.

VOLVER ARRIBA

Suscríbete a la NEWSLETTER

Pasos para hacer un estudio genético TAILORYOU

1
Test genético de nutrición, longevidad

Compra el estudio más adecuado para tus objetivos: mejorar tu nutrición o conocer tu nivel de envejecimiento celular.

Recibe tu test en casa cómodamente o donde tú quieras. ¡Sin moverte!

2
Test genético desde casa

Activa tu kit desde la barra superior de la web.

Responde unas preguntas sobre tus características y tu estilo de vida para personalizar más las recomendaciones.

3
Estudios genéticos en remoto

Extrae dos muestras de mucosa bucal frotando en el interior de la mejilla. Es una PCR pero sin dolor!

Iremos a recogerlas en 24-48h para llevarlas al Laboratorio en Barcelona.

4
Recomendaciones a partir de tu test genético

Recibirás un email cuando tu estudio finalice en unas semanas.

Podrás descargar tu estudio personalizado con los resultados y las recomendaciones.

VOLVER ARRIBA